lunes, 7 de septiembre de 2009

CASTILLO MONTJUICH

Este es el relato que nos hace José Luis Santamaria, del viaje que hicieron a Muros varios miembros de la Asociación, para asistir al homenaje que se rindió a los desaparecidos en el naufragio de El Castillo de Montjuich.

El día 21 partimos de la Estación de RENFE a las 9,15h. El Microbús, llego antes de la hora prevista, y en él, venían los 5 componentes de la familia de JOSÉ LUIS MATEO (víctima del Castillo Montjuich), el viaje vale la pena haberle realizado solamente por haber tenido la oportunidad de conocer a esta familia y haber compartido esos días con ellos. El viaje fue muy pesado, ruidoso y largo.

Día 22. Comienza el homenaje a las 11,ooh en la Casa de Cultura. La mesa está presidida por el alcalde de Muros y demás autoridades. Formaba parte de la mesa nuestro buen amigo Manuel Martínez Caamaño, a su lado, por parte de los familiares de las victimas estaba Sara, la sobrina de JOSÉ LUIS MATEO, (víctima del Castillo Montjuich), fueron emotivas las palabras de todos que intervinieron, pero la de Sara, fue excelente y la que más nos llegó al corazón pues nos recordó mucho a la del año anterior de Mila. Teniendo en cuenta, que esta mujer no conoció a su tío, de la forma que relataba su escrito nos recordaba constantemente las experiencias vividas en nuestras casas, comentaba que en la suya siempre se hablo de su tío, con fotos, recuerdos y que sin haberle conocido en persona, ella siempre le llevó en el corazón y siempre le tenían presente.

Al final del acto intervino Vicky leyendo un texto en representación de la Asociación Náufragos de la Mar, a decir verdad la vi muy emocionada.




Después del acto oficial se celebro la Misa en la que los miembros de la Asociación que viajamos, tuvimos cierto protagonismo. En el transcurso de la Misa se nombraron a todas las victimas del Castillo de M., y por cada uno de ellos se llevo una vela encendida a una mesa cerca del altar, y casi todas las velas las llevamos los socios de nuestra Asociación.





Al terminar la Santa Misa nos acercamos al puerto, donde se hizo una ofrenda floral al monumento de La Vieja del Paseo.




La comida de confraternizacion que vino a continuación estuvo muy bien, y pudimos hablar y conocernos todos un poco mejor.



Como veréis el homenaje fue muy parecido al que asistimos hace un año por las victimas del Bonifaz, y para nosotros fue como revivir aquellos momentos.

Día 23. Teniamos pensado ir a Santiago de Compostela de visita, pero por unanimidad cambiamos de idea para acercarnos a Finisterre y hacer una ofrenda floral al monumento por los Naufragos de la Mar, en recuerdo de nuestros familiares que reposan cerca del Faro. La verdad creo que fue un momento esperado y deseado por todos los socios que fuimos de viaje
nuevamente a Muros.



Por la tarde quedamos con Manuel Martínez y su esposa que tuvieron la paciencia de enseñarnos Muros, porque un pueblo no solamente tiene calles y monumentos, también tiene historia y para decir verdad, tuvimos un guía excepcional (Manuel), después lo peor, las despedidas, pero con la esperanza de volver a vernos pronto.


El día 24 la vuelta, en autobús, que fue largo y ruidoso, como la ida, lo único que tuvimos la idea de conocer la Playa de las Catedrales que se encuentra en RIBADEO y nos acercamos antes de la comida y la verdad si que valió la pena conocerla, una playa espectacular y una maravilla de la naturaleza, lastima no haberla visitado el año pasado.

La comida en el mismo Restaurante del año anterior y muy bien, seguidamente carretera y llegada a Santander. Final del viaje.

No hay comentarios: